+52 55 1204 0419
info@latambschool.com

¿Los beneficios que ofreces no funcionan? Revisa lo elemental.

Actualmente vemos un esfuerzo por parte de Recursos Humanos para ofrecer extras que ayuden a la motivación y compromiso de los empleados. Mesas de billar, snacks, descuentos en tiendas y mascotas son cada vez más frecuentes en los centros de trabajo alrededor del mundo. Sin embargo, en muchas ocasiones la rotación no baja y la productividad no sube, y la respuesta puede estar en algo muy elemental: la satisfacción de las necesidades básicas.

Según Maslow, los seres humanos tenemos 5 niveles de necesidades, siendo el primer nivel las necesidades fisiológicas y el segundo las de seguridad; el no sentir cubiertas estas necesidades impide que los colaboradores puedan fijarse o apreciar cosas como el reconocimiento, el feedback o las oportunidades de desarrollo. Las empresas generalmente dan por hecho, o simplemente prefieren no involucrarse, en la satisfacción de dichas necesidades; sin embargo, es un tema importante que no podemos dejar de lado. Aquí te dejamos algunos ejemplos de necesidades básicas de tus empleados que quizás no están tan cubiertas como crees, y qué puedes hacer para cambiarlo:

1. Sueño

Si bien sabemos que lo recomendable es dormir 8 horas diarias, el ritmo ajetreado y repleto de distracciones de la vida moderna lo vuelve complicado. Y si bien puede molestarte encontrar un trabajador quedándose dormido en la oficina, analicemos: en México la jornada laboral promedio es de 9 horas, el tiempo de trayecto varía de lugar a lugar y en ciudades puede llegar a ser hasta de 3 o 4 horas. Si a eso le sumamos las 8 horas de sueño, quiere decir que nos quedan 4 horas para el resto de nuestras actividades. Lógicamente, en muchos de los casos, las 8 horas serán algo imposible de lograr y la consecuencia será que tu trabajador sufra por no cubrir dicha necesidad.

¿Qué puedes hacer? El home office será siempre la mejor opción para esto, ya que le das la opción de dormir más tiempo al ahorrarse tiempos de traslado. Otra alternativa es promover pláticas de buenos hábitos de sueño, así como generar metas en equipo para dormir de forma saludable y no descuidarlo por actividades que no son importantes, como ver series. También, puedes dar la opción y el espacio para que los trabajadores puedan tomar siestas en el lugar de trabajo. Finalmente, mantente atento al estado de tu trabajador; si un día lo ves extremadamente cansado y las actividades lo permiten, mejor mándalo a casa, será más productivo descansado al día siguiente que trabajando varios días arrastrando ese cansancio.

2. Alimentación

La satisfacción de las necesidades fisiológicas no es total, dado que necesitamos comer o dormir todos los días; sin embargo, lo que permite sentirlas cubiertas para poder concentrarnos en otras cosas, es saber que podremos disponer de los recursos necesarios para cubrirlas. Un ambiente de alta incertidumbre, además de un empleo donde el sueldo es muy bajo, puede ocasionar que tu trabajador no sienta cubierta esta necesidad y no tenga espacio en la cabeza para nada más. De igual forma, hay que tomar en cuenta que, incluso sin esa preocupación, las personas pueden tener malos hábitos alimenticios que no van a contribuir realmente a cubrir dicha necesidad.

¿Qué puedes hacer? Evalúa tus sueldos no vs el mercado laboral, sino contra el costo de la canasta básica o el costo de vida. Sueldos bajos pueden parecer bueno al principio, pero a la larga ningún trabajador se va a sentir motivado y comprometido por un empleo con el que no alcanza a cubrir sus necesidades. Piensa en maneras que puedes contribuir a que tus trabajadores generen más dinero, como bonos por productividad o ventas. Finalmente, puedes generar dinámicas de equipo donde se promuevan hábitos saludables de alimentación, como que alguien prepare el desayuno para todos cada día o un límite de alimentos chatarra a comer en la oficina. Desde luego, la opción de los snacks saludables también puede ayudar.

3. Salud

¿Tu empresa vive la filosofía de “en el trabajo o en urgencias”? Tal vez quieras reconsiderarlo. No hay forma en que un trabajador que se siente muy agripado, con jaqueca o mal del estómago vaya a tener un día productivo. Peor aún, mantenerlo en la oficina puede hacer que contagie a otros trabajadores.

¿Qué puedes hacer? Una buena estrategia es dar 2 o 3 días al semestre para tomar sin dar muchas explicaciones; con ello, puedes ofrecer que los tomen para enfermedades también. Debes mostrar interés por la salud de tus trabajadores, permitiéndoles ir a casa si su estado de salud no es óptimo. También es recomendable salirse un poco del proceso clásico: si tu trabajador está enfermo del estómago y no parece ser nada grave, mándalo a su casa en lugar de al IMSS, donde tardará horas en ser atendido y sin disponer de un sanitario. Desde luego, lo mejor es siempre prevenir; busca convenios con laboratorios, genera campañas de chequeos y concientización en tema de salud u otorga 1 día al semestre en exclusiva para que tus trabajadores acudan a un chequeo general. Y, por último, no descuides el tema del estrés; no es tan visible como una gripa, pero de mantenerse por mucho tiempo puede generar problemas serios en la salud de tus trabajadores.

Como vemos, no podemos dar por hecho que las necesidades básicas están cubiertas. Debemos tenerlo en cuenta para que podamos prever situaciones particulares que puedan suceder al interior de nuestros equipos de trabajo. De esa forma, lograremos que estrategias enfocadas en las necesidades de Afiliación, Reconocimiento y Autorrealización tengan un mayor impacto.

¿Quieres saber más sobre tendencias de Compensaciones? Regístrate a nuestra Cumbre de Compensaciones y Beneficios, el 16 y 17 de Mayo en Mérida. Da click aquí para solicitar más información.

Por Vero Teigeiro – Latam Business School

Read more

¿Por qué Japón les está pidiendo a sus trabajadores que no vayan a la oficina un lunes por la mañana al mes?

El gobierno de Japón quiere que los trabajadores tengan una vez al mes un “lunes resplandeciente”.

Es decir, que se tomen la mañana libre y no acudan a su lugar de trabajo.

Así es como el Ministerio de Economía espera recortar la cantidad de horas extra que trabajan los japoneses y motivarlos a llevar una vida más equilibrada entre lo personal y lo laboral.

Esta iniciativa se suma a la del “viernes premium“, ideada el año pasado por el gobierno para fomentar el consumo. Esta consiste en incentivar a las empresas para que dejen que sus empleados acaben su jornada a las tres de la tarde el último viernes del mes, el día en que la mayoría recibe su salario.

De esta forma pueden dedicar ese tiempo —y dinero— a viajar y hacer compras.

Evidencia empírica

El Ministerio defiende la eficacia del lunes resplandeciente con un experimento que condujo el pasado 27 de julio, cuando permitió al 30% de su plantilla tomarse la mañana libre.

Animado por los resultados, la institución ahora esboza planes para presentárselos al sector privado japonés.

Pero, al igual que el viernes premium, el lunes resplandeciente será voluntario para las compañías.

 

Valle de compras en Tokio

 

En su primer año, la iniciativa del viernes premium fue recibida con timidez, según el propio Ministerio.

Pese a que los negocios y restaurantes ofrecieron descuentos y ofertas especiales para atraer clientes, solo el 11% de los empleados participó.

¿Por qué? El último viernes del mes es un día crucial para las empresas, ya que tienen que cerrar cuentas y entregar proyectos.

En cambio, el lunes resplandeciente permitiría al personal no trabajar la mañana del día laborable siguiente a este.

Trabajos que matan

Las autoridades japonesas están decididas a recortar las horas de trabajo porque esto se ha convertido en una cuestión de salud pública.

En 2016, una encuesta del gobierno en la que participaron 10.000 empleados reveló que más del 20% decía estar trabajando al menos 80 horas extras al mes.

 

Hombres de negocio en calle japonesa

 

Ya en 1960, se registraron en el país casos de “karoshi” o “muerte por exceso de trabajo”, provocados principalmente por enfermedades cerebrales y cardíacas relacionadas con jornadas laborales largas.

El gobierno reconoció 236 muertes por karoshi durante el año fiscal de 2017.

A esto se sumaron 208 suicidios reconocidos oficialmente como “karojisatsu“, cuando un empleado se quita la vida debido a problemas de salud mental que se originaron en el centro de trabajo.

Morir joven

Pero los expertos dicen que estas estadísticas son solo la punta del iceberg.

Cerca de 2.000 familias exigen cada año compensaciones por casos que, según ellas, son similares.

Un estudio del Instituto Nacional Japonés de Seguridad y Salud Laboral descubrió en un estudio de 2017 que los suicidios estaban creciendo sobre todo entre los trabajadores que tienen entre 20 y 29 años.

Un caso muy sonado fue el de Matsuri Takahashi, una empleada de la firma de publicidad Dentsu que, en 2015 y con 24 años, se suicidó tras haber trabajado más de 100 horas extra en los meses anteriores a su muerte.

 

Sede de Dentsu

 

Las autoridades japonesas descubrieron que la excesiva carga de trabajo de Takahashi la llevaron a quitarse la vida.

En octubre, la compañía recibió una multa de US$4.500 por haber excedido el límite de las horas extra permitidas al personal.

El año pasado, el canal de televisión NHK admitió que su reportera Miwa Sado, que había muerto en 2013 debido a un fallo cardíaco, había sido clasificada como un caso de karoshi.

Sado tenía 31 años y había trabajado más de 150 horas en solo un mes.

El pasado mes de febrero, una compañía acordó pagar US$700.000 a la familia de Kota Watanabe, un joven de 24 años que murió en un accidente de tráfico cuando volvía a casa exhausto tras una noche de trabajo.

Este caso fue considerado “una advertencia” para el sector empresarial japonés y puso la atención sobre un fenómeno menos conocido: el“karo-jikoshi” o “muerte por accidentes ocasionados por el exceso de trabajo”.

“Estas revelaciones sugieren la importancia de incentivar el apoyo en materia de salud mental para los empleados, así como de incrementar la concientización sobre las condiciones laborales entre los estudiantes”, concluía el informe del Ministerio.

Medidas “simbólicas”

“Las jornadas laborales largas en Japón son un problema fundamental que nace de la ética laboral y la cultura corporativa profundamente incrustada en los centros de empleo y el estilo de trabajo que hay en el país”, le dijo a la BBC Sawako Shirahase, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad de Tokio.

Ella cree que el lunes resplandeciente y el viernes premium son iniciativas “simbólicas” del gobierno y que probablemente beneficien a un número limitado de trabajadores administrativos de grandes empresas.

 

Gente en el metro de Tokio

 

El empleado japonés promedio dedicó el año pasado 1.710 horas al trabajo, una cifra mayor a la de países europeos con economías similares pero menor a la de sus pares en Estados Unidos, Corea del Sur y muchas naciones emergentes.

Sin embargo, los expertos aseguran que muchos trabajadores japoneses trabajan más horas de las que declaran.

En un intento de atajar este problema, el primer ministro Shinzo Abe limitó oficialmente las horas extra a 100 mensuales. Los partidos de la oposición consideran que esta medida no es lo suficientemente ambiciosa.

En Corea del Sur, donde el trabajador promedio dedicó en 2017 más de 2.000 horas, las grandes compañías fueron obligadas a rebajar la jornada laboral de 68 a 52 horas semanales desde julio.

Liderazgo

Shirahase dijo que, además de programas de salud mental y mayor acción gubernamental, hacen falta “iniciativas fuertes de los líderes de las compañías” para cambiar la cultura de trabajo del país.

En un ambiente en el que se valora el trabajo duro y la lealtad, los gerentes suelen esperar que sus empleados no se vayan del trabajo antes que ellos.

Según el Ministerio de Salud, Empleo y Bienestar, los trabajadores japoneses solo suelen tomarse unos ocho días de vacaciones al año, menos de la mitad de lo que les corresponde.

Cuando están de vacaciones, algunos tampoco parecen relajarse: tres de cada cinco se sentían culpables por haber pedido ese tiempo libre, según una encuesta del portal de viajes Expedia realizada en 2017.

 

Fuente: Pablo Uchoa- BBC Servicio Mundial

Read more

Bajar el consumo de energía en celulares.

SPICO LOST, es el nombre de un proyecto internacional que busca bajar el consumo de energía en celulares y equipos móviles en general. El proyecto, ya tiene su capítulo argentino y en él participan reconocidos investigadores mi e mbros del Conicet.

Read more

Google creó un lenguaje propio sin proponérselo.

Mediante el desarrollo de inteligencia artificial Google anuncia que logró crear un propio lenguaje.

Read more

El desafío de la Innovación para la Educación del Siglo XXI

Actualidad, innovación y transformación en el campo educativo. ¿ cuales son los debates necesarios para la educación del nuevo milenio?

La educación del nuevo milenio requiere asumir desafíos y promover transformaciones profundas en concordancia con las necesidades de las nuevas generaciones.

Pensar la problemática educativa e intentar adentrarnos en el profundo debate de la Innovación, nos ubica a la comunidad educativa y a la sociedad en su conjunto frente a una realidad compleja que sólo puede ser abordada seriamente desde una perspectiva integral y multidireccional, “sistémica” al decir de Axel Rivas* en su participación del Congreso que realizó Proyecto Educar 2050 en el marco del panel “Innovación y Cambio educativo a pequeña y gran escala”

Si realizamos un recorrido por la historia del sistema educativo en nuestro país y teniendo en cuenta que somos una Nación que se fue conformando de la mano de otros procesos similares en el continente, encontraremos algunos elementos comunes. Rápidamente, y sin ánimo de entrar en un análisis de la historia del sistema educativo diremos que:
Los Sistemas Educativos en Argentina y en Latinoamérica, se comenzaron a forjar de la mano de las guerras y las conquistas evangelizadoras encabezadas por la Iglesia Católica, que ya en el siglo XVII era una institución con jerarquía y poder para instaurar un nuevo Orden.

El contenido educativo estaba centrado en el orden teológico, la obediencia, el temor y la sumisión a un orden establecido que no se cuestionaba aceptando que la desobediencia implicaba la expulsión.

De esta forma se iba construyendo un perfil de ciudadano disciplinado y obediente.

Ya en el siglo XX el sistema educativo se desarrolló en la órbita del estado, dejando atrás los elementos propios del contenido teológico, se transformó asumiendo nuevas prácticas más democráticas, la educación dejó de ser comprendida como una obligación, algo con lo que se debía cumplir, para pasar a ser un Derecho en ejercicio pleno.

Con esta perspectiva innovadora para la época, también cambió la funcionalidad y el rol histórico de la Educación, transformándose, en una herramienta con capacidad de generar una nueva conciencia social y de formar ciudadanos autónomos, y al decir de Paulo Freire un instrumento para la liberación.

El siglo xx fue escenario de luchas contra la opresión, lo prohibido, lo impuesto, lo obligatorio, y es justo decir que las instituciones educativas fueron escenarios de esas acaloradas contiendas, donde la comunidad educativa se debatía políticas de educación integradoras, que incluyan en su perspectiva la formación inclusivas para todas las clases sociales.

Las nuevas generaciones, asisten hoy, a la profundización de aquellos acalorados debates, que tienen como antecedentes las transformaciones desarrolladas en el sistema educativo durante los últimos 20 años.

Nuevo Paradigma.

La innovación en educación resulta de la construcción de nuevas perspectivas, de la crisis del sistema educativo del siglo XX, de la necesidad de ver nacer algo nuevo, pero que se está pariendo mientras el otro aun no murió del todo.

De eso se tratan las crisis, se tratan de oportunidades de nuevas puertas que se abren, de la posibilidad de terminar de fracturar ese resquebrajado sistema instituido para dar paso al nacimiento de nuevas experiencias educativas con más capacidad de integración.

Una nueva educación para las generaciones del siglo XXI que se desarrolle de la mano de las necesidades de sus actores y el contexto en que está inmersa.

La innovación en educación no solo refiere al uso de las nuevas tecnologías en el aula, es mucho más que eso, es la definición del para que el uso de las nuevas tecnologías y de la necesidad de contar con los recursos necesarios para ponerla en práctica.

La innovación en educación implica abrir el debate con la comunidad toda, entre los docentes y los alumnos, pero también y fundamentalmente con los gobiernos, los legisladores, los empresarios y las organizaciones civiles, promover nuevas políticas educativas que permitan avanzar hacia nuevas prácticas democráticas, solidarias, creativas y colaborativas.

Innovar en educación debe orientarse de manera integral a la resolución de las múltiples problemáticas que atraviesan la realidad actual de la población. Saldar las carencias y fortalecer las redes de contención para garantizar la permanencia de los alumnos.

¿A dónde dirigir la innovación?

Es un planteo válido que va a acompañar el largo proceso de transformación necesario. Latinoamérica viene desarrollando experiencias muy innovadoras respecto del aprovechamiento de las TICs .

Hay experiencias muy exitosas y recientes que son dignas de conocer y analizar, tal es el caso brasileño que propone los Gimnasios Cariocas, se trata de 200 establecimientos ubicados estratégicamente en los sectores más sensibles de la comunidad y que desarrollan su estrategia pedagógica planteando un enfoque totalmente innovador y que tiene como eje la atención de aquellos aspectos que promueven el aprendizaje.

Los alumnos aprenden motorizados por sus intereses reales, no se trata de memorizar contenidos repetitivos que estancan la creatividad y la capacidad de construir nuevos saberes, más sensibles y acordes a los objetivos de cada comunidad. Por el contrario, la experiencia permite el rescate de las tradiciones, las costumbres, el deporte, lo artesanal, la música entre otras propuestas interesantes. Se articula el saber popular con una muy particular manera de construir nuevos saberes más participativos.

Aprender Tutoriando

Otro caso interesante de analizar y de tener presente como estrategia de innovación y de integración educativa, que tiene como objetivo garantizar la permanencia de los alumnos dentro del sistema educativo lo encontramos en México.

Allí, a través de sus pedagogos y docentes más audaces y atrevidos, han puesto en marcha un sistema de educación 2.0.

Se trata de llevar los contenidos de interés para los alumnos de las zonas rurales, la propuesta educativa acerca mediante salas con acceso a computadoras con conexión a internet. Los alumnos seleccionan los contenidos y reciben colaboración para su comprensión de la mano de un equipo de tutores. Aprender enseñando es el lema de esta práctica, en la cual los propios alumnos que ya han avanzado en los contenidos colaboran con los que se van iniciando y los asisten mediante prácticas de tutorías coordinadas por ellos mismos.

Los debates acerca de la innovación para educación debe ser superadores e inclusivos, promotores de autonomía y respetando los intereses.

Las experiencias 2.0 se han puesto en marcha en nuestro país con éxito, superándose la antigua modalidad de cursado en clases presenciales únicamente, para ofrecer nuevas opciones de permanencia y conclusión de los estudios que habían quedado inconclusos.

Esta experiencia se desarrolla mediante sistemas de Campus Virtuales a los que los alumnos acceden utilizando usuarios y contraseñas. Es un aprendizaje personalizado, que atiende los tiempos de cada alumno y ofrece recursos para desarrollar aprendizajes significativos. Es una estrategia innovadora especialmente para aprovechamiento de la formación continua que debemos asumir la comunidad docente. Requiere de esfuerzo e inversión de todas las partes comprometidas socialmente.

 

Read more

La importancia de la biotecnología para la producción de materiales y prácticas eco amigables

En la actualidad tenemos acceso a todo tipo de productos y a información que nos pone en jaque a la hora de pensar en nuestras prácticas diarias. ¿ somosrealmente conscientes de la contaminación ambiental que generamos a diario? ¿Qué prácticas cotidianas podemos desarrollar para mejorar nuestra calidad de vida?

Read more

[wpml_lang_selector]

Read more

EdTech is not optional, it is necessary

By Anna Tavis, Latam Business School Faculty Member

If we teach today as we taught yesterday, we rob our children of tomorrow.

John Dewey, philosopher and educational reformer

The Rise of Edtech 

If investment dollars are any indication of a particular trend emerging or going away, we are beginning to track Edtech’s rising tide on the investors’ longer term horizon. In dollar terms, the educational marketplace is priced at a close to $4.5 to $5 trillion per year — added to the fact that education and learning technology sector contributes jobs and billions of dollars into the economy. As David Bainbridge, the founder of Knowledgemotion, writes in TechCrunch that it is possible that Edtech is the future Fintech in the midst of the fourth industrial revolution we are now going through. (https://techcrunch.com/2016/08/13/edtech-is-the-next-fintech/)

From foundational curricula to emotional intelligence and higher learning, education has begun redefining itself through the lens of technology. Technology is deconstructing the concept of a “classical” classroom education and the walls of the ivy league institutions are coming down as innovators and entrepreneurs develop new ways to access knowledge and train our brains. The business of education and development itself is being reimagined and there is much more to come.

Why Change is Slow

Clearly, there are reasons why the change in education has not been as disruptive as it might have been in other sectors.  Resistance is coming from all corners of the educational establishment and cannot be explained away by generational gap or digital divide alone. There are traditional teachers, traditional administrators and traditional students who may insist that technology gadgets in the classroom might not improve learning. Additionally, there are academic procedures that are due for a revision.  The rapid rise of the EdTech sector is telling us a much more optimistic story of change.

Even though some may argue that students today are no more than young consumers in the classroom and should be treated as such. Others may say that it is all about the ubiquity of digital technology and there is no opting out of it.  Personally, I am convinced that technology in the classroom is helping us be better human learners and that is what will ultimately guarantee a sustained change. I am reminded of Amber Case’s  TED Talk, “We Are All Cyborgs Now,” and the conclusion that  “… it’s not the machines that are taking over. It’s that they’re helping us to be more human, helping us to connect with each other. “

The change that is happening in education is happening fast and yet it is moving reasonably slow. It is OK for Fintech to outpace education in disrupting finance’s current model. Edtech market commands a slower paced approach.  Ed tech investors are telling us that the most interesting businesses to them are the ones that can work around the existing systems and processes rather than those looking to completely reinvent them” (Michael Jackson, an investor and former COO of Skype.) Investors, I argue, do get it right.

Endless Opportunities for EdTech 

I see technology as an enabler in my own teaching. My students convene in a virtual classroom across different time zones and across vastly different cultural systems. The only complaint I hear from them is about how we need more and better technology, not less.

The changes we have seen so far are only the tip of the iceberg. The opportunities for Edtech are endless and as Bainbridge suggests “EdTech is poised to be the biggest and possibly (the) most profitable digitalized sector yet.”

Read more