+52 55 1204 0419
info@latambschool.com

Blog

El impacto del coronavirus COVID-19 en los negocios

Las pandemias son los principales marcos nacionales de gestión de riesgos en muchos países. Por ejemplo, la influenza pandémica encabeza la matriz de riesgos naturales del Registro Nacional de Riesgos del Reino Unido, y las enfermedades infecciosas emergentes están marcadas como motivo de gran preocupación. Visto como un problema médico, cada brote de una infección potencialmente peligrosa lleva a las autoridades a hacer un conjunto racional de preguntas y desempolvar el menú de opciones de respuesta que se pueden implementar según sea necesario de manera gradual.

Sin embargo, la realidad es generalmente más perturbadora, ya que los gobiernos nacionales y las agencias supranacionales equilibran la seguridad sanitaria y los imperativos económicos y sociales con el respaldo de una inteligencia imperfecta y en evolución. Es un desafío de gobernanza que puede tener consecuencias a largo plazo para las comunidades y las empresas. Además de esto, también deben adaptarse al comportamiento humano.

Dilemas de gestión y pérdida de confianza

La enfermedad por coronavirus COVID-19 no es una excepción. La enfermedad, una epidemia que podría convertirse en una pandemia mundial, surgió en un centro de fabricación y transporte densamente poblado en el centro de China y desde entonces se ha extendido a otros 29 países y regiones (a partir del 20 de febrero de 2020), transmitida por el Año Nuevo chino Viaje internacional.

A diferencia de la emergencia del ébola en África occidental de 2013-2016, más mortal pero menos contagiosa, posiblemente más aislada y eventualmente contenida en parte por los países más ricos que ponen dinero en África, el COVID-19 presenta economías más grandes e interdependientes con dilemas de gestión. También ha surgido en un momento de erosión de la confianza dentro y entre países, con el liderazgo nacional bajo la presión de los crecientes disturbios sociales y las confrontaciones económicas entre las principales potencias.

La gobernanza efectiva de las crisis transfronterizas, como las pandemias, implica preparación, respuesta y recuperación a nivel local, nacional e internacional. Las evaluaciones de preparación para epidemias muestran que muchos países, especialmente en regiones donde podrían surgir nuevos patógenos, no están bien equipados para detectar, informar y responder a brotes.

Negación, encubrimientos y fallas de gobierno

Las estrategias de respuesta varían, por ejemplo: minimizar o exagerar las crisis y permanecer abierto a los negocios el mayor tiempo posible en lugar de tratar de reabrir rápidamente. El COVID-19 ha puesto de relieve la tendencia en muchos países a negar o encubrir banderas rojas para evitar sanciones económicas o políticas, pero este enfoque puede fallar.

Con decenas de millones de trabajadores ahora en cuarentena y piezas en escasez, China está luchando por volver a encauzar la actividad económica. Los países con arreglos de gestión de riesgos de crisis bien perfeccionados están avanzando mucho mejor para frenar la propagación de la infección, aunque eso no los hace inmunes a las presiones políticas y económicas.

El COVID-19 también ha mostrado cómo las fallas de gobernanza pueden implicar la inacción o una acción excesivamente celosa por parte de autoridades mal preparadas que luchan por mantener o recuperar la estabilidad. Ambos extremos del espectro socavan la confianza y la cooperación entre ciudadanos y países. Las medidas de control centralizado pueden parecer necesarias para detener o retrasar la propagación del virus y compensar la débil resistencia individual y comunitaria, pero también pueden causar daños.

Las cuarentenas masivas en las ciudades o los cruceros estigmatizan a los que están encerrados y aumentan los riesgos para la salud mental a medida que las personas experimentan estrés, ansiedad y una sensación de aislamiento y pérdida de control sobre sus vidas. Las prohibiciones de viaje generan sanciones sociales, económicas y políticas, lo que puede desanimar a las personas y los organismos gubernamentales a compartir información y divulgar brotes futuros. Los sistemas de salud débiles o abrumados luchan por limitar la propagación de la infección o hacer frente a las crecientes necesidades de atención, lo que reduce aún más la confianza en la competencia y el carácter de las instituciones y las personas a cargo.

El pánico se extiende más rápido que las pandemias

Confiar en las redes sociales es un desafío adicional: el pánico se propaga más rápido que las pandemias, ya que las plataformas globales amplifican la incertidumbre y la información errónea. El contenido emocionalmente visceral de cualquier persona, como datos, anécdotas o especulaciones, que despierte el miedo, puede volverse viral y llegar a muchas más personas que los medidos y tranquilizadores consejos de los expertos. Incluso en ausencia de trolls humanos o automatizados que buscan atención o interrupción, las personas bien intencionadas pueden propagar el pánico en todo el mundo al escalar o malinterpretar información temprana, provisional o sin contexto. Tal temor desgastará la confianza de los ciudadanos en la capacidad de los gobiernos para protegerlos del riesgo y aumentará la probabilidad de medidas psicológicamente defensivas y perjudiciales para la sociedad, como la compra de pánico y los prejuicios.

¿Cuál es el impacto en los negocios?

Cuando se considera necesaria una respuesta política estricta, las empresas se verán inevitablemente afectadas, con efectos a corto plazo y consecuencias a largo plazo menos esperadas.

  • Las restricciones de viaje y las cuarentenas que afectan a cientos de millones de personas han dejado a las fábricas chinas sin mano de obra y piezas, interrumpiendo las cadenas de suministro justo a tiempo y desencadenando advertencias de ventas en las industrias de tecnología, automotriz, bienes de consumo, farmacéutica y otras.
  • Los precios de los productos básicos han disminuido en respuesta a una caída en el consumo de materias primas de China, y los productores están considerando reducir la producción.
  • La movilidad y las interrupciones en el trabajo han llevado a marcados descensos en el consumo chino, exprimiendo a las empresas multinacionales en varios sectores, incluidos la aviación, la educación en el extranjero, la infraestructura, el turismo, el entretenimiento, la hospitalidad, la electrónica, los bienes de consumo y de lujo.

En general, el crecimiento del PIB de China puede reducirse en 0,5 puntos porcentuales este año, reduciendo al menos 0,1 puntos porcentuales del crecimiento del PIB mundial. Esto afectará a los mercados desarrollados y emergentes con altas dependencias de China, ya sea en forma de comercio, turismo o inversión. Algunos de estos países exhiben fragilidades económicas preexistentes, otros (reconociendo una superposición) tienen sistemas de salud débiles y, por lo tanto, una menor resistencia a las pandemias. Muchos países asiáticos y africanos carecen de capacidades de vigilancia, diagnóstico y hospital para identificar, aislar y tratar pacientes durante un brote. Los sistemas débiles en cualquier lugar son un riesgo para la seguridad de la salud en todas partes, lo que aumenta la posibilidad de contagio y las consecuencias sociales y económicas resultantes.

Por qué las empresas deberían invertir en la resiliencia pandémica

Las epidemias y las pandemias son, por lo tanto, un riesgo comercial independiente, así como un amplificador de las tendencias y vulnerabilidades existentes. A largo plazo, el coronavirus COVID-19 puede servir como otra razón, además de las regulaciones proteccionistas y las necesidades de eficiencia energética, para que las empresas reevalúen la exposición de su cadena de suministro a regiones propensas a brotes y se reconfiguren regionalmente.

Es posible que las empresas también tengan que lidiar con la intensificación de los riesgos políticos, económicos y de seguridad sanitaria, por ejemplo, la reanudación de las hostilidades comerciales entre China y los Estados Unidos. Un brote prolongado o una interrupción económica podría avivar el descontento público en Hong Kong y China continental, lo que provocaría medidas represivas que sofocarían la innovación y el crecimiento. El crecimiento tambaleante en los mercados emergentes puede no ser capaz de absorber las fuerzas laborales de rápido crecimiento, lo que lleva a disturbios sociales, incertidumbre política e incapacidad para invertir en sistemas de salud.

Más allá de las preocupaciones estándar relacionadas con la continuidad operativa del negocio, la protección de los empleados y la preservación del mercado, los negocios, y los países, deben analizar nuevamente su exposición a interdependencias complejas y en evolución que podrían agravar los efectos de las pandemias y otras crisis. Dado el ciclo de pánico y negligencia de la preparación para una pandemia, una vez que el COVID-19 esté contenido, es probable que gran parte del mundo regrese a la complacencia y permanezca poco preparado para el próximo brote inevitable. Las empresas que inviertan en resiliencia estratégica, operativa y financiera a los riesgos globales emergentes estarán mejor posicionadas para responder y recuperarse.

 

FUENTE: www.marsh.com

Post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.