+52 55 1204 0419
info@latambschool.com

Blog

SOLTAR PARA LOGRAR MÁS Y MEJORES RESULTADOS

Octavio Aguilar

Empiezo a escuchar que algunos de mis clientes ya están iniciando sus procesos de planeación para el 2020 y esto será así hasta principios de febrero.

Pues bien, mi artículo de esta semana es una propuesta a las empresas, cualquier organización y para cada uno de nosotros, como personas.  Siguiendo uno de los conceptos de la sabiduría del hinduismo les quiero recomendar que para poder iniciar su proceso de planeación 2020, empiecen por “quitarse los changos que traen colgados” y suelten todo lo que les sobra para entonces permitir que fluyan mucho mejor las ideas y al final del día logren más y mejores resultados en el 2020.

Estar lo más ligeros posibles para que el viaje, lo hará estar más ágiles y rápidos hacia el logro de los objetivos que nos planteemos de cara al 20

Hay que deshacernos de todo lo que no nos sirve previamente a nuestro proceso de planeación para que la misma, ya empiece libre de cargas emocionales, físicas, y de cualquier tipo.

En términos personales significa revisar nuestros clóset, armario o ropero y sacar todo lo que no hemos usado en los últimos dos años, si me presionan un poco en el último año,  incluido el traje de nuestra “primera comunión” o el suéter con el que dimos el primer beso, tipo César Costa… ¿Cuántos pares de zapatos tienen que no ha usado en meses o peor aún en años?, camisas de toda índole y para todas las necesidades que no nos hemos puesto en un montón de tiempo y que inventamos y nos justificamos que usaremos en alguna ocasión especial, en una fiesta de disfraces o en un evento muy elegante o muy informal. Ropa deportiva, pantalones que ya sabemos que no nos quedan porque son de talla 30 X 34 y nosotros ya estamos con medidas al revés 34 X 32 y no, no vamos a bajar de peso o talla para volver a tener cintura 30 o 4/6 para las mujeres, como cuando teníamos 25 años. Hay que ser valientes y atacar el clóset y liberarnos de todo lo que tenemos que no usamos y que bien muchas personas podrían necesitar en esta época, en la que hay miles de personas con grandes necesidades en nuestro entorno. Y por favor no traten de hacer un negocio del tema, solo regalen o donen la ropa que les sobra, se van a sorprender del espacio que van a liberar y lo bien que se van a sentir.

Y lo mismo debemos hacer con el congelador, el refrigerador, la alacena de nuestra cocina y de los propios cajones de la cocina y el comedor Les aseguro que encontrarán más de un producto caducado y muchas cosas que simplemente no vamos a utilizar, nunca. Manteles, carpetitas, servilletas, portavasos y ese tipo de cosas también deben salir.

Debemos seguir con el botiquín y tirar todas las medicinas que ya expiraron, los poquitos que sobran de jarabes, alcohol, el pedacito de “Micropore” y demás.

Entrando a otras áreas de casa nos vamos a encontrar con focos, cables, baterías, y hasta herramientas que nunca hemos usado y que nunca usaremos.

A todos nos sobran maletas, maletitas, bolsas, porta trajes, neceseres o equivalentes, carpetas y toda esta línea de productos que tenemos abandonados en la bodega o en la parte más alta del clóset.

LP´s, CD´s, cassettes, VHS, y otros formatos de reproducción de videos y música obsoletos, discos para computadora de todas las medidas, que teníamos guardados por si se ofrecían algún día… No se han necesitado y no se van a necesitar.

También hay que soltar los libros que ya leímos y que seguramente no volveremos a leer, o los que empezamos a leer y no nos engancharon o nos resultaron aburridos, pero que pensamos que se ven bien en nuestra casa, o para llenar nuestra biblioteca, o que podamos presumir que leemos mucho o no se que acto de vanidad… Yo acabo, producto de mi última mudanza, de regalar más de 200 libros de todos los temas habidos y por haber y con ello en los últimos diez años he regalado y donado más de 3000 libros, que algún día pasaron por mis manos.

Y bueno, seguramente si hacen una revisada en sus cajones y bodegas se van a encontrar con una buena cantidad de cosas que no tiene ningún sentido guardar. Además, podrían quitar adornos que hacen que su casa se vea repleta, no les digo que sean minimalistas, pero estoy seguro de que les sobraran algunos artículos decorativos, sino es que muchos.

Y soy muy específico en estos temas, para que de verdad nos liberemos de todo lo que nos sobra y viajemos mucho más ligeros.

Y bueno, esto es solo lo material. Ahora tenemos que ver hacia nosotros y empezar por lo externo, ¿Cómo estoy de salud? Hacerse un check up o por lo menos la biometría hemática completa de sangre para ver cómo andan sus niveles de una veintena de indicadores, ¿Qué necesito hacer para sentirme y estar mejor? ¿cómo ando de peso? ¿cómo estoy durmiendo? Y lo más obvio de lo físico: Limpieza y revisión dental, examen de la vista y de los oídos, etc.

Pasado lo exterior, ahora si vamos hacia nuestro interior: ¿Qué tengo que soltar? Pensamientos, ideas, paradigmas, relaciones, deseos, “tóxico/as”, envidias, controles, rencores, deudas que no nos han pagado y deudores, conversaciones no terminadas, cosas que me “hacen daño”, soltar los demonios que me atoran, que no me dejan ser, que no me dejan ser mas arrojado y atrevido, los miedos, y por el otro lado, perdonarme a mí mismo, que deje de regañarme y me autocastigue, que deje de juzgarme tan duro, exijo a los demás que me traten como yo quiero ser tratado, ser más fluido conmigo y con los demás, elegir lo que me conviene a mí, relajarme más, mucho más, darme mas permisos, liberarme de lo que los otros digan o piensen de mí, tener menos la razón y ser mas feliz, trabajar en mi autoaceptación, quitar piedras del camino y usarlas para construir caminos y puentes, liberar tiempo para atender lo mío, mis asuntos, para atenderme a mí.

Y hecho todo lo anterior, entonces si me siento y empiezo con mi planeación personal en los distintos ámbitos de mis intereses personales y profesionales. Y empiezo así, ligero, tranquilo, liberado y con mi espíritu tranquilo.

Y exactamente lo mismo aplica para cualquier organización o empresa. Tenemos que hacer los procesos de planeación más ágiles, mas liberadores y con menos detalles.

En términos de una organización o empresa, tenemos que pensar como lo que son, seres vivos que tienen muchos atavismos y que hay que soltarlos para poder entonces si levar anclas y ajustar las velas para navegar lo más rápido posible… Sentir el viento en todo nuestro cuerpo y con ello la libertad que esto implica.

Les garantizo que si atienden a estas ideas y sugerencias, verán todo mucho más transparente y se sentirán mucho mejor y su proceso de planeación 2020, será muy superior a muchos que han hecho anteriormente y porque no, ser el mejor de su vida… A darle.

Cursos in company de este tema:

Raquel Enríquez: re@latambschool.com

Post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.