Junto con los servicios públicos, el transporte colectivo y las telecomunicaciones, hoy el sector hidrocarburífero cumple una función vital para el normal desenvolvimiento de las sociedades a lo largo y ancho del planeta.